“El productor no trabaja con un mal guion” (Video)

entrevista /GABRIELA CALVACHE / GUIONISTA, PRODUCTORA Y DIRECTORA DE CINE ECUATORIANo

Gabriela Calvache nació en Ambato. Creció próxima a la vida indígena, a los miles de niños que trabajan de poncho en los mercados en lugar de ir a la escuela. Algo de eso retrata en su corto ‘En espera’ que se proyectará el 10 y 11 de febrero próximo en la Berlinale, uno de los festivales de cine independiente más prestigiosos del mundo y al que ha decidido no asistir. La razón para decir que ‘no’ a semejante propuesta, a pesar de tener todos los gastos pagados, es la misma por la que su cortometraje se proyectará entre otros 18 filmes en la secciónNative: está concentrada en hacer cine.

Calvache es guionista, directora y productora. Está concentrada en la dirección de ‘La mala noche’-título provisional de la película que produce el mexicano Geminiano Pineda- y que ha obtenido varios reconocimientos, como la beca Cannes Attendance Support del Mercado de Cine de Cannes 2013.

Hasta el momento ha trabajado en la producción de películas como ‘Crónicas’, de Sebastián Cordero y fue quien anduvo atrás de María Fernanda Restrepo insistiendo en que debían hacer ‘Con mi corazón en Yambo’. Desde su trabajo comenta sobre la industria y las preferencias que hay en el cine local.

Como directora de ‘En espera’ y ‘La mala noche’ hay una visión social, ¿por qué apunta a esa temática?

‘La mala noche’ sí, al igual que ‘En espera’, está basada en un contexto social, se tratan de mujeres que son sometidas a la explotación sexual. Siempre estoy pensando, no sé por qué, talvez es inconsciente, en temáticas que me conmueven como persona, como mujer y siempre terminan siendo temas, llámalos tú sociales, pero siento que deben ser temas que no deberían suceder en ninguna sociedad. Intento contar esas historias que me inquietan tanto de algo invisible, donde hay pobreza, una cierta negación de realidades muy duras.

Alexandra Cuesta en una entrevista con este diario dijo que el sistema cinematográfico sigue una jerarquía patriarcal ¿Cree que es así?

Intento no ver el mundo del cine desde el punto del género. Sé que es muy real el hecho de que las mujeres en el cine hemos tenido menos oportunidades en un montón de cosas. No era consciente de eso hasta que empecé a darme cuenta que hay pocas mujeres donde ‘digamos’ se evidencia el éxito. El Festival de Cannes con la Palma de Oro, por ejemplo, en su 67 edición, solo una mujer la ha ganado. Con el Oscar es la misma historia. Personalmente no siento que tenga un problema con quienes trabajo, pero talvez el medio sí lo tenga. Por lo tanto, para mí, como mujer directora, acceder a algunos espacios puede ser el triple de difícil.  

Nuestra industria está en ciernes, ¿Qué cree que se necesita?

Productores. Es lo que menos hay.

¿Por qué no hay gente tan arriesgada para producir?

No se necesita ser arriesgado para producir. Creo que al contrario hay demasiada gente arriesgada. Ser productor tiene que ver con alguien que tenga mucho olfato sobre qué producir o no. No solo es alguien que consigue el dinero, es sobre todo un compañero creativo, alguien que conoce el proyecto que tiene entre manos y tiene el poder de cambiarlo también estéticamente. Aún en Ecuador se siente que el dueño de todo es siempre el director. El productor simplemente se dedica a hacer lo que el director dice cuando hay guiones que simplemente están mal. No entiendo cómo un productor le produce a alguien un guion que está mal. Eso, para mí, no es un productor. Ahora ves un montón de películas ecuatorianas que pudieron haber sido buenas y no fueron. Hay buena fotografía, una que otra buena actuación, buen sonido, y por qué no terminan siendo buena, yo te diría que es por la producción.

VIDEO

Falta crítica…

Se necesita crítica, no gente que te diga que los cines están vacíos, las salas de cinearte están vacías en el mundo, ese no es el problema. El nuestro es un cine incipiente y eso hace que lo demás sea incipiente, en el sentido en que si lo es en la producción, lo será en la crítica, el público también está empezando, el Fondo de Cine también está empezando, las escuelas de cine también están empezando y empezar es muy lindo porque es una gran oportunidad.

¿Por qué cree que los cineastas en Ecuador están alineados en lo que es el cine de autor?

No es que se alinean por un capricho, ese es un espacio donde puede existir. El cine comercial tiene espacios tan construidos y delimitados que tu posibilidad de existir con éxito en esos espacios es menor. Todos los que no somos Hollywood estamos en una situación distinta. Tienes la opción de hacer cine comercial, pero va a ser muy complicada la distribución.

¿No se piensa tanto en vender?

También, pero fíjate que el cine arte tiene un mercado establecido para su venta y un sistema. Se distribuye desde Hollywood a Latinoamerica, no desde Ecuador hacia Hollywood. El cine arte puede ir de Ecuador a Europa y de Europa al resto del mundo, así tiene mucho más chance. En el festival de Cannes al año hay 5 mil películas normalmente en el mercado, intentando poquísimos espacios, entonces es muy complicado pero es lo que hay. También es un tema de fondos, en Ecuador tenemos el Fondo del Consejo Nacional de Cine pero a veces no alcanza, si pido más fondos en ministerios tal vez no me den, porque no tienen un rubro específico para hacerlo. Si hago una película de cine arte ya hay ciertos fondos establecidos, son competetitvos pero son más accesibles.

Cuando veo las conversaciones de quienes hacen las películas del llamado Cine Bajo Tierra y critican a los otros, yo me río un poco porque no tienen idea de cómo son las cosas. Yo tampoco tengo idea de lo que es vender en el mercado pirata en Manabí y respeto ese espacio pero esta lógica de nosotros a quienes nos dicen perdedores porque no llenamos la sala no es así.

En Espera, por ejemplo, es un corto que ha ganado como $ 10 mil de todo el tiempo que ha estado en festivales, se ganó el costo de la producción, además de premios y visibilidad. Yo gané experiencia y contactos. Hay un mercado para eso, por qué el mercado tiene que ser solo la sala de cine. Hay mercado, los que tenemos que cambiar somos los cineastas también. Muchas veces las películas ecuatorianas no están bien pero no por ser ecuatorianas, pues hay otras que sí lo están a pesar de haber tenido 10 mil espectadores.