Ricardo Velasteguí, actor y propietario, optó por pintar de negro las salas para simplificar la escenografía. Ricardo Velasteguí, actor y propietario, optó por pintar de negro las salas para simplificar la escenografía. Foto: José Morán / El Telégrafo

'Pop Up' le apuesta al teatro breve en Guayaquil

La apertura de este espacio escénico tendrá una programación de 5 obras, con 2 a 3 funciones diarias.

A pocos días de la apertura de ‘Pop Up’, un nuevo espacio para el teatro y la tertulia en Guayaquil, Ricardo Velasteguí, director del proyecto,  ultima detalles como lijar y laquear mobiliarios. Esto no ha sido problema para un grupo de actores  que ingresa a una de las 5 salas del sitio con el fin de ensayar su guión.

Con 10 años de experiencia en la actuación y dirección escénica, Velasteguí desarrolló esta propuesta  como respuesta a la falta de espacios para montar obras de teatro breve, de medio o bajo presupuesto. Su idea fue concebida hace 4 meses y se propuso que sea un punto de encuentro cultural entre colegas de teatro, artistas de otros géneros y público en general. La inauguración será el 22 de junio.

“(Se trata de una alternativa) muy ágil y fácil para los actores -dice Velasteguí- porque para nosotros enfrentarnos a montar una obra en teatros grandes es como escalar el Everest, pues no todos saben producir y se deben encontrar productores de verdad, valientes, que asuman novedosos proyectos teatrales”.

El nombre del espacio fue planteado gracias a una estrategia de marketing. Velasteguí comenta que el término Pop Up alude a una publicidad breve, a algo que se expone por poco tiempo y es reemplazado por otro tema. Pero también, según otras fuentes, dice que la palabra se refiere a las ventanas emergentes que se abren y llaman la atención. Ambos conceptos los consideró atractivos y así surgió “el Pop Up del teatro café”.

La cafetería es parte de un servicio integral que se conjuga con la programación cultural. Aunque su director advierte que no desea que se convierta en un lugar donde se “cocine plata”, este servicio sería el motor y sustento económico para el desarrollo de eventos, pues deberá sortear entre lo artístico y el servicio de cafetería para mantenerlo en el tiempo, como usualmente pasa en todos los espacios culturales e independientes del Ecuador.

Las salas, con capacidad promedio de 20 a 25 personas, fueron pintadas de negro -en forma neutral- como una propuesta animalista, para permitir a los futuros directores el uso de pocos elementos para sus escenografías.

“No demanda mucha preparación. Esto no significa que no sea un trabajo profesional, sino que la producción es mucho más corta; las obras se hacen de 20 a 15 minutos aproximadamente donde muchos de los montajes carecen de escenografía, más bien es un trabajo netamente corporal de actor-público o entre actores”, enfatiza.

Programación inicial

Durante el primer mes la cartelera expondrá 5 obras, con 2 a 3 funciones diarias. La comedia Lover será la obra inaugural de Velasteguí,  quien actuará junto a Alberto Pablo Rivera. Del mismo género, pero sobre una situación de parejas, será la pieza de Christian Maquilón y Carolina Piechestein. También se estrenará el drama erótico A ciegas, de Monse Serra y dirigida por Francis Sweet.

Nuestra Señora de las Nubes, de Arístides Vargas, que contará con la actuación de Luciana Grassi y Víctor Acebedo, llega a Guayaquil gracias a ‘Pop Up’ luego de varias presentaciones en la capital, en la Casa Malayerba. Arístides Vargas ha dicho que esta obra nació como segunda parte de una “trilogía del exilio”, que se abre con Flores arrancadas a la niebla y se completa con Donde el viento hace buñuelos. El nombre Nuestra Señora de las Nubes recuerda al de Nuestra Señora del Buen Ayre, nombre original que Pedro de Mendoza dio a la ciudad de Buenos Aires, en la primera fundación de 1536.

Y, finalmente, se presentará el drama Casando de Jéssica Páez, dirigida por Santiago Carpio y Priscila Negrón. El artista señala que este espacio servirá para actores amateur y pro, directores y dramaturgos, incluso será una especie de alternativa para el desarrollo de experimentos teatrales; también para recitales y talleres relacionados a todo tipo de actividades artísticas. (I)

Datos

Ricardo Velasteguí es actor, director y productor de teatro. Ha colaborado como guionista en varias producciones televisivas, novelas y series, entre estas, Así pasa.

La modalidad de teatro breve tiene una duración de 20 a 15 minutos aproximadamente por cada pieza teatral, para que puedan exhibirse más obras u otros eventos adaptados a este esquema.

El espacio está abierto para actores pro y amateur, directores, talleristas, músicos y otros con la propuesta de compartir la taquilla en porcentajes, sin pagar alquiler, para comodidad del usuario y el arrendador.

Son 5 salas con un diseño minimalistas y pintadas de negro, para el montaje de las  escenografías que puedan contar con pocos recursos y se adapten en un tiempo breve.