Andrea Crespo Granda: «Uno siempre será su mayor sospecha»

Andrea Crespo Granda (Guayaquil, 1983) ganó este año el Premio Aurelio Espinosa Pólit con su segundo poemario, Registro de la habitada, al que considera un inventario de lo inmaterial.

A través de una voz poética coral establece un proceso de creación que juega con la posibilidad de registro de cuerpos fragmentados que dialogan con serpientes, una fecundidad femenina ilógica y cuatro voces que son las hijas abortivas del poeta Antonin Artaud.

¿Escribes para recomponerte o consideras tu escritura un registro de lo irreparable?

Escribir literatura es registrar el silencio. Cuando hablo del silencio me refiero a esas imposibilidades (ya sean autoprovocadas o que llegan desde fuerzas ulteriores: la política, la religión, la enfermedad, entre otras por ejemplo). En ese sentido, mi escritura selecciona silencios particulares, no para repararlos o componerme, sino más bien para crear una nueva geografía de los afectos.

¿Cómo concibes en tu obra el mito de la creación —basada en la Biblia— de la tradición occidental con relación a la mujer?

Creo que ese mito es una gran broma que muchas veces tomamos demasiado en serio, de allí se derivan una serie de asimetrías en la forma de relacionarnos, justamente por olvidar su dimensión de relato fantástico.

La relación del mito de la creación con la mujer/animales/tierra/extranjeros es la condición del avasallamiento y el orden. El Génesis es eso: el pilar fundacional del orden occidental, por ende delimita los roles y los valores de cada cuerpo, puesto que el cuerpo es la materia prima real de la producción. Agamben menciona que el Estado nunca confía en los ciudadanos, el Estado los ubica en una sospecha permanente como una fuente de terrorismo que amenaza el orden. Esta postura es una clara herencia del Estado como sustituto del Reino de los Cielos, en donde nosotros, seres creados a imagen y semejanza (no a palabra semejante, sino a imago, imaginería semejante) somos potencialmente traidores, potencialmente pecadores, y Dios-Estado está allí presto para generar una deportación del Paraíso. Ese Paraíso es un no lugar; por fuera del Edén, Adanes y Evas debemos comenzar a decirnos con nuestras propias palabras, ya no podemos albergarnos en la Palabra de Dios. Desde esa perspectiva la creación occidental es la historia del exilio/desplazamiento de los hombres a un lenguaje propio que será siempre errático, críptico, doliente.

En tu escritura hay una presencia del tiempo con relación a los efectos del lenguaje como esta cita a Godard: «Los niños al nacer o los viejos al morir no hablan, ven». ¿Cuál es tu preocupación por el tiempo y la posibilidad de registrar a través de la palabra?

Ejercer memoria en la escritura literaria es ejercer un pensar poetizante. Cuando creamos estamos componiendo una arquitectura inmaterial que cada voz escritural usa a conveniencia. Siguiendo este pensamiento, en mi escritura el tiempo es diacrónico y polimorfo, porque la memoria es lo que queda de lo real; así, el tiempo es, en cuanto se habita por la palabra, así también el registro/lenguaje se convierte en el teatro de las representaciones

«¿Será la duda el inicio del cerrojo?», dices. ¿Qué genera la duda que mantienes en constantes como el cuerpo, la palabra o dios en el uso de la poesía como lenguaje?

El disparador de la duda es uno mismo. Uno siempre será su mayor sospecha.

¿Por qué consideras importante jugar con las ideas de verdades/sacrilegios?

Heidegger se interroga: «¿Quién es el hombre? ¿Aquel que da testimonio de sí?». El testimonio es una evidencia, una voz que irrumpe este silencio, el testimonio del ser humano es lo contrario a la Verdad porque se constituye como un contrarrelato. Volviendo a Agamben: «Aquello que la poesía acomete con la potencia de decir, la política y la filosofía deben acometerlo con la potencia de actuar», la Potencia del decir es una capacidad lúdica, una capacidad para el juego: poder caer con conciencia y liberarse del temor al error tan instalado en la carne. A la larga, el sacrilegio es una forma de amor ante lo verdadero.

Modificado por última vez en Viernes, 27 Enero 2017 18:01