Recordando a Piglia y a Bauman

En 2011, el movimiento Occupy se tomaba las calles Wall Street. Eran sobre todo personas jóvenes que se habían visto afectadas por la crisis tras la burbuja inmobiliaria y las especulaciones de la bolsa en Estados Unidos. Un días, mientras se desarrollaban estas propuestas —que hablaban de que «otro mundo es posible»—, un viejo esloveno tomaba un altavoz para arengar a la gente, que lo aplaudía como a un rockstar, aunque no parecía otra cosa que un viejo profesor universitario. Era Slavoj Zizek. Cuando la precariedad es grande, los pensadores marxistas vuelven a ponerse de moda. Ese mismo año, en España, sucedía algo parecido. Allá también se produjeron unas protestas similares a las de Wall Street. Allí también se había producido una burbuja inmobiliaria, también los jóvenes estaban en una situación precaria para encontrar empleo en un mundo donde los empresarios prefieren contratar a trabajadores más baratos que los de su país. Y ahí, como Zizek, un académico que se puso de moda en medio de las protestas fue Zygmunt Bauman, un sociólogo polaco de origen judío que construyó sus teorías en torno a los problemas de la globalización y el consumismo. Ahora que Bauman acaba de fallecer, hemos revisado brevemente los aportes que ha hecho a la filosofía este sociólogo cuyas teorías bien podrían ser el azote de la derecha.

2017 ha cobrado otra de esas víctimas víctimas que han cambiado paradigmas. El escritor y crítico literario argentino Ricardo Piglia fue un tipo que reinventó la forma de pensar en las letras de su país. Llegó incluso a decir que con Borges, uno de los autores más notables de la historia a nivel mundial, se cerraba en Argentina la literatura del siglo XIX (una sensación parecida a la que tuvo Gabriel García Márquez el día del Bogotazo, cuando tomó «conciencia de que aquel 9 de abril de 1948 había empezado en Colombia el siglo XX», como contó en su libro de memorias Vivir para contarla).

Los hombres pasan, pero las ideas quedan, y en la edición 272 de CartóNPiedra queremos hacerles honor a Bauman y Piglia, quienes han cambiado de alguna manera y en diferentes niveles nuestra manera de entender el mundo y las letras.

Modificado por última vez en Miércoles, 01 Febrero 2017 11:17
Más en esta categoría: Los micromachismos y la lengua »